VAMOS NOS RECONCILIAR!
FAZ BEM E SE VIVE MELHOR!

Os Parques de Estudo e Reflexão: Minho, Marracuene, Caucaia, Retiro e Sul de Minas convidam para uma apresentação e intercambio com Fernando Garcia:.Vamos nos reconciliar! Faz bem e se vive melhor!


10 outubro 2020 * 14:00 hs. Brasil-Argentina, 18:00 hs. Portugal, 19:00 hs. Mozambique

 


"LA RECONCILIACIÓN: APUNTES DE EXPERIENCIA Y REFLEXIONES"

Fernando A. García, Centro de Estudios, Parques de Estudio y Reflexión - Punta de Vacas, octubre 2020.

http://200.55.58.50/WebPPdeV/Producciones/Fernando_Garcia/Reconciliacion.pdf

INFORMAL EXCHANGE WITH INDIAN FRIENDS


INFORMAL EXCHANGE WITH INDIAN FRIENDS

Context
At the time of writing the text below, covid-19 (coronavirus) pandemic was beginning to shake the whole world, and the psychosocial landscape was rapidly becoming rarer.
Because of the close ties that bind me to friends in India, I thought it appropriate to share with them some of my individual and joint experience in critical situations, with the intention of contributing to overcoming this moment.
This is not an "operational manual" or a "treatise", but simply a possible encouragement in terms of attitude, inner placement and mental direction. The style and scope fit the addressees and the juncture.
Fernando A. García, Parks of Study and Reflection Punta de Vacas, April 17, 2020

Text
Dear friends,
You are aware that the present crisis is neither the first nor the last. As Silo foretold throughout decades, it is another harsh aspect within the critical transition from the old world to the new one that is dawning.
You know that, in these times, the School is meant to become a guide, a beacon.
Therefore, it is the time for rising to the occasion, jointly and individually.
It is a very good opportunity to grow as a positive reference for society.
Hope you don’t mind if I share with you just a few points from my experience in critical situations. I am sure you know many of them, and that you may add your own.
1)       Something basic, but true: Let Silo’s teachings be our main guide. Let us stick to them.
2)       During crises, usually the average psychosocial atmosphere tends to deteriorate, e.g., there is an increase in external and internal violence, dimmer awareness, poor judgement, individualism, lack of empathy, panic, fear, frenzy, desperation, irrationality, doomsday thoughts, etc. Let us beware of darkened inner states in ourselves and others .Let us try not to become an easy prey of that atmosphere.
3)       Let us never remain stunned by sudden unfavourable circumstances, just enduring them passively, just reacting. First, let us take stock of the situation and make a plan to face the crisis; then, act proactively with determination to carry it out. 
4)       Let us make our action plan based on “giving” and helping others.
5)       Let the welfare of many be the target of our plan, not just ourselves and a few ones,
6)       Let us never indulge in sorrowing or pitying ourselves, assuming the attitude of victims. Let the “centre of gravity” of our thoughts, feelings and actions be within ourselves, in our intentionality.
7)       Let us be action-oriented activists. Crisis is not a time to entertain full-time onlookers, armchair self-opinionated characters, whiners, defeatists, etc. 
8)       Let us focus our mind on what we can do, instead of suffering for what we cannot do in these circumstances.
9)       Let us focus on what we are doing, instead of focusing on what others are doing/not doing, have/have not done, should/should not do, etc.
10)    As Silo suggested, proposals rather than criticisms are the need of these times.
11)    Let us see the glass as half full rather than half empty.
12)    Let us see advantages and opportunities in adversities.
13)    Let the strong aspiration to a better future be our compass and our driving force.
14)    Let us distinguish between need and desire, choose need, and act accordingly.
15)    Let us distinguish between important and secondary, choose important, and act accordingly.
16)    Let us distinguish between high priority and low priority, choose high priority, and act accordingly.
17)    When all of a sudden we lose something we were used to, we may realize and comprehend the function it fulfilled in our lives. We may draw very positive consequences from this reflection.
18)    Let us never remain drawn internally or externally for long periods. Let us make daily use of our resources to regain our “centre of gravity”; e.g. relaxation, experience of Force, the “Asking,” the inner guide, catharsis, etc.  
19)    Let us seek coherence, internal unity, from our valid actions for higher or greater purposes. Let us not expect pleasure, reward, or recognition to be the confirmation of our valid action.
20)    In trying times, let us never isolate or draw ourselves apart from the rest.
21)    United we face it. When joint unity is necessary, like now, let us never cut off others, or promote divisions, discrimination, quarrels amongst our friends, etc.
22)    This crisis is an opportunity to increase our wisdom, kindness, and inner strength –not a justification to lower our standards.
23)    Let us take from the spirit of older times: a) “To immediately re-establish contact in the event of a catastrophe”; b) “To reconstruct the Order and the School assuring their continuity in case of unavoidable events”; and c) “Never echo the feelings of the mob.” From “Norms of organization and functioning of The Community” - Ceremonial - II. Ceremonies of promotion – Entrance to the Order –January 1, 1980.

If we take advantage of this opportunity, we will come out of the crisis being wiser, kinder, and stronger –individually and jointly as well.
Best wishes of Peace, Force, and Joy to you all!

Fernando

INTERCAMBIO INFORMAL CON LOS AMIGOS DE INDIA


INTERCAMBIO INFORMAL

CON LOS AMIGOS DE INDIA


Contexto:
Al momento de escribir el siguiente texto, la pandemia del covid-19 (coronavirus) comenzaba a sacudir el mundo entero, y el panorama psicosocial se enrarecía rápidamente.
Por los estrechos lazos que me unen con los amigos en India, me pareció oportuno compartir con ellos algo de mi experiencia individual y conjunta en situaciones críticas, con la intención de contribuir a la superación de este momento.
No se trata de un “manual operativo” ni de un “tratado”, sino simplemente de un posible aliento en términos de actitud, de emplazamiento interno y de dirección mental. El estilo y alcance se ajustan a los destinatarios y la coyuntura.
Fernando A. García, Parques de Estudio y Reflexión Punta de Vacas, 17 de abril de 2020.

Texto (Traducción del escrito en inglés)
Queridos amigos,
Ustedes saben que la presente crisis no es ni la primera ni la última. Como Silo lo anunció a lo largo de décadas, es otro duro aspecto de la transición crítica del viejo mundo al nuevo que está amaneciendo.
También saben que, en esta transición, la Escuela está orientada a convertirse en guía, en un faro.
Por lo tanto, es el momento de ponerse a la altura de las circunstancias, como conjunto e individualmente. Es una muy buena oportunidad para crecer como una referencia positiva para la sociedad.
Aquí comparto con ustedes algunos puntos de mi experiencia en situaciones críticas. Estoy seguro de que ya conocen muchos de estos puntos, y que también podrán agregar los propios.
1) Algo básico, pero cierto: Hacer que las enseñanzas de Silo sean nuestra principal guía. Atenerse a ellas.
2) Durante las crisis, usualmente la atmósfera psicosocial media tiende a deteriorarse. Por ejemplo, aumentan la violencia externa e interna, la obnubilación de la conciencia, la mala capacidad de discernimiento, el individualismo, la falta de empatía, el pánico, el miedo, el frenesí, la desesperación, la irracionalidad, los pensamientos apocalípticos, etc. Entonces, cuidarse de los estados internos oscuros en nosotros mismos y en los demás. Tratar de no convertirnos en presa fácil de esa atmósfera.
3) Nunca permanecer anonadados por circunstancias desfavorables repentinas, sólo soportándolas pasivamente, sólo reaccionando. Primero, hacer un balance de la situación, luego esbozar un plan para enfrentar la crisis y, por último, actuar proactivamente y con determinación para llevarlo a cabo. 
4) Hacer su plan de acción basado en el "dar" y en ayudar a los demás.
5) Hacer que el objetivo de nuestro plan sea el bienestar de muchos, y no sólo de nosotros mismos o de unos pocos.
6) Nunca abandonarse al pesar o a la autocompasión, asumiendo la actitud de víctimas. Hacer que el "centro de gravedad" de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones esté emplazado en nosotros mismos, en nuestra propia intencionalidad.
7) Ser militantes orientados a la acción. La crisis no es un momento para entretener a espectadores crónicos, opinólogos de sillón, llorones, derrotistas, etc. 
8)      Concentrar nuestra mente en lo que podemos hacer, en lugar de sufrir por lo que no podemos hacer en estas circunstancias.
9)      Concentrarse en lo que estamos haciendo, en lugar de concentrarnos en lo que otros están o no están haciendo, han o no han hecho, debieran o no debieran hacer, etc.
10) Como Silo sugirió, más que las críticas son las propuestas lo que se necesita en estos tiempos.
11) Ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío.
12) Ver las ventajas y oportunidades en las adversidades.
13)   Hacer que la fuerte aspiración por un futuro mejor sea nuestra brújula y nuestra fuerza impulsora.
14)   Distinguir entre necesidad y deseo. Elegir la necesidad. Actuar en consecuencia.
15)    Distinguir entre lo importante y lo secundario. Elegir lo importante. Actuar en consecuencia.
16)   Distinguir entre la alta y la baja prioridad. Elegir la alta prioridad. Actuar en consecuencia.
17) Cuando de repente perdemos algo a lo que estábamos habituados, podemos darnos cuenta y comprender la función que cumplía en nuestras vidas. Podemos sacar consecuencias muy positivas de esta reflexión.
18) Nunca permanecer tomados por lo “externo” o por lo “interno” durante largos períodos. Hacer uso diario de nuestros recursos para recuperar el "centro de gravedad"; por ejemplo, la relajación, la experiencia de Fuerza, la "bocanada", el guía interno, la catarsis, etc.  
19) Buscar la coherencia, la unidad interna, de nuestras acciones válidas para propósitos más elevados o mayores. No esperar que el placer, la recompensa o el reconocimiento sean la confirmación de nuestra acción válida.
20) En tiempos difíciles, nunca aislarse o separarse del resto.
21) Afrontarla unidos. Cuando la unidad conjunta es necesaria, como ahora, nunca marginar a los demás, nunca promover las divisiones, la discriminación, las peleas entre nuestros amigos, etc.
22) La crisis es una oportunidad para aumentar nuestra sabiduría, bondad y fuerza interna; no una justificación para bajar nuestros estándares.
23)   Tomar del espíritu de los viejos tiempos: a) "Restablecer inmediatamente el contacto en caso de catástrofe"; b) "Reconstruir la Orden y la Escuela asegurando su continuidad en caso de eventos inevitables"; y c) "Nunca seas el eco del sentir de la canalla". De "Normas de organización y funcionamiento de la Comunidad" - Ceremonial - II. Ceremonias de promoción - Ingreso a la Orden - 1 de enero de 1980.

Si aprovechamos esta oportunidad, saldremos de la crisis siendo más sabios, más bondadosos y más fuertes, tanto individualmente como en conjunto.
¡Los mejores deseos de Paz, Fuerza y Alegría para todos ustedes!

Fernando


JAMARA

JAMARA 

Jamara despertó de su profundo sueño. Todavía en estado de individualidad, finalizó sus hábitos matutinos y se dispuso para un nuevo día.
Como había aprendido desde niña, se fue irguiendo mentalmente por sobre su individualidad. Esta se fue esfumando en unos minutos, para integrarse al “nosotros” y permanecer allí por el resto del día.
Antes de hacerlo, un fugaz pensamiento se tradujo en una leve sonrisa. “¿Cómo habrá sido la vida de nuestros antepasados, viviendo sólo en la individualidad desde el nacimiento a la muerte?”
Por cierto, Jamara conocía bien la psicohistoria. En un lejano pasado, el ser humano había extremado la individualidad hasta su agotamiento. Esto llevó al camino sin salida de la violencia social y personal. La conciencia planetaria se desequilibró a un punto tal que amenazó la propia supervivencia. Así se generó el Pedido que clamó por una respuesta.
La respuesta llegó, suave pero arrolladora. Al comienzo fueron unos pocos que pasaron inadvertidos, pero que luego se multiplicaron velozmente hasta alcanzar el número crítico que desencadenó el Gran Cambio. La humanidad holográfica produjo el salto transmutatorio que habilitó algo cualitativamente nuevo y superior: ser y vivir como “Nosotros”.
Ya nada fue como antes y el pasado se hizo prehistoria, un sueño vagamente recordado, la aséptica crónica de una lejana vivencia. Urgida evolutivamente, la conciencia humana modificó su subjetividad y ésta, a su vez, adaptó los circuitos neuronales, la química cerebral, y por último la genética misma. Las nuevas generaciones nacieron con esa capacidad, y sólo hubo que habilitarlas para su uso como si fuera el andar o el habla.
El temor y la posesividad dejaron de tener asidero. Así como antes pensaba y sentía a sí mismo como individuo separado de los demás, ahora cada ser humano piensa y siente como “Nosotros”. La diversidad no es ya una amenaza, sino un recurso. La violencia social repugna porque se sufre tanto como un conflicto o desintegración personal. Así piensa y siente ahora Jamara.
Ella experimenta como propias las necesidades y aspiraciones de todos los seres humanos como conjunto. Su comportamiento se adecua espontáneamente a la parte que le toca para satisfacerlas, según sus particulares gustos, dotes y circunstancias. Su inteligencia individual vibra conscientemente al unísono con la inteligencia conjunta de la humanidad.
No experimenta esta no-individualidad como pérdida, sino como identidad superadora. Tampoco siente que su libertad sea menoscabada, sino ampliada. Una identidad en constante evolución con billones de prótesis corporales para plasmarla en el mundo.
Esa identidad humaniza la tierra mientras mira a las estrellas.
Esa identidad vuelve sobre sí misma para recrearse y crecer sin límites.
Esa identidad colabora con Aquello que la llevó a este punto y que sigue impulsándola aun más allá.
Jamara-Nosotros se sabe crisálida de un ser superior.
                                                   Fernando A. García, marzo de 2017